Temuco

Hochstetter 560, Oficina 202 / 801,Edificio Cero K

Valdivia

Vicente Perez Rosales Nº 1179

+56 9 9870 1676

+56 9 3455 2365

contacto@rdproject.cl

Arriba

¿Trabajando desde casa? Te enseñamos a optimizar la velocidad de tu Wi-Fi

¿Trabajando desde casa? Te enseñamos a optimizar la velocidad de tu Wi-Fi

Nunca ha habido un mejor momento para que te asegures de estar obteniendo la mejor velocidad posible de Wi-Fi en casa. Aquí te explicamos cómo hacerlo.

Cada vez más personas nos estamos viendo obligadas a trabajar desde casa en estos días, y eso significa que las redes Wi-Fi de tu hogar son hoy más importantes que nunca. Y seamos sinceros: ya tenemos suficientes motivos para estar estresados. Lo último que quieres en este momento es tener que lidiar con una señal de Wi-Fi que no está a la altura.

Afortunadamente, tienes opciones. Incluso si no sabes mucho sobre la configuración de tu router o la mejor manera de modificarla, hay algunos pasos sencillos que puedes seguir para asegurarte de que tus velocidades sean lo más rápidas posible. Porque, como bien sabemos, no hay mejor momento que una pandemia para aprender nuevos trucos, ¿verdad?

Haz pruebas de velocidad
Si quieres hacer cambios en tu red doméstica, te recomendamos hacerlo de una manera informada. Y la mejor forma de lograrlo es realizando algunas pruebas de velocidad para tener una buena idea de los puntos débiles de tu conexión Wi-Fi. Afortunadamente, hay muchos servicios gratuitos en la web que te pueden ayudar con esto.

Entre las opciones disponibles, el servicio Ookla Speedtest es el más utilizado y con el que te recomendaría empezar. Cuenta con una gran cantidad de servidores en todo el mundo, lo que te permite elegir entre varias opciones geográficamente cercanas para medir la velocidad de tu conexión. Y, como la mayoría de las pruebas de velocidad, es muy fácil de usar: simplemente haz clic en el botón grande que dice «go» y espera aproximadamente un minuto.

Pasado este tiempo, verás las velocidades actuales de carga y descarga para cualquier dispositivo desde donde estés haciendo la prueba de velocidad, así como el ping, que es una medida de latencia, es decir, cuánto tiempo tardan los datos en viajar desde y hacia el servidor con el que estás haciendo la prueba. Concéntrate primero en las velocidades de carga y descarga: haz un par de pruebas en varios de los lugares de tu hogar donde vas a trabajar y calcula el promedio para tener una idea de cómo están tus velocidades. Si ves velocidades de descarga que son menos de la mitad de lo que ofrece tu plan de Internet, o si tus velocidades de carga son considerablemente más bajas que las de descarga, ese puede ser un lugar donde conviene mejorar las cosas.

En lo que respecta a la latencia, no deberías preocuparte demasiado por ella, a menos que cuentes con muchos dispositivos conectados a tu red, o si compartes el ancho de banda con familiares o compañeros de apartamento. En ese caso, haz algunas pruebas mientras tu compañero de apartamento realiza una videollamada por FaceTime o mientras tus hijos juegan Fortnite: eso te dará una buena idea de cómo su actividad podría estar afectando tu velocidad. Si el número del ping parece estarse disparando, la mejor recomendación es separar ese tráfico lateral del tuyo. Más abajo volvemos sobre este tema.

Revisa lo esencial
Si puedes trabajar cerca de tu router, entonces una conexión Ethernet por cable a tu computadora es la mejor manera de asegurarte de obtener las velocidades más rápidas. Pero si no tienes esa opción, es posible que debas trabajar en una habitación donde la señal de Wi-Fi no sea tan fuerte como necesitas. Esto sucede cuando estás demasiado lejos del router, o cuando hay demasiadas paredes u otros obstáculos que te separan de él.

Pero, antes de comprar algo, lo primero que debes hacer es cambiar la ubicación de tu router para hacer más fuerte la conexión. Para obtener los mejores resultados posibles, colócalo en un lugar abierto, idealmente lo más alto posible. Si tu modelo permite cambiar la posición de las antenas, prueba hacerlo también. En ocasiones, intercalarlas en diversos ángulos es todo lo que se requiere para aumentar tu velocidad.

Hay una última cosa que debes verificar antes de comprar algo: el canal de tu router. Las bandas de frecuencia de 2.4 y 5 GHz que utiliza tu router para enviar sus señales se dividen en múltiples canales, de manera similar a los canales de TV que puedes captar con una antena. Tu router utiliza un solo canal a la vez, y si estás usando el mismo canal que tu vecino, por ejemplo, esa interferencia podría hacer más lenta tu conexión.

Para cambiar el canal, ingresa a la configuración de tu router desde tu computadora. Las mejores opciones son los canales 1, 6 y 11, que no se superponen entre sí, pero también es posible que tu router tenga una configuración «automática» que se encargue de determinar cuál es el mejor canal para tu situación.

Amplía tu alcance (o actualiza tu router)
Si nada de lo anterior funciona, podría ser hora de que hagas una actualización de hardware. Los extensores de rango de enchufe son una buena opción, y tienes varios modelos económicos. Lo mejor es elegir uno de la misma compañía que fabricó tu router. No es necesario que sea increíblemente rápido, la mayoría de ellos no lo son, pero en tanto que mantenga tus velocidades por encima de los 50 Mbps o más, deberías poder usar la web de manera normal, incluidas videollamadas.

Probaré los nuevos modelos de extensores de rango en las próximas semanas y pronto tendré más información sobre cuáles funcionan mejor. Cuando esto ocurra, actualizaré esta publicación con algunas recomendaciones.

Otra opción es actualizar tu router por completo. Si tu principal preocupación es el alcance de la señal, puedes poner en el primer lugar de tu lista los routers de malla multipunto, que vienen con dispositivos satelitales que extienden su alcance. Hay muchas y variadas opciones para elegir, y ya hemos probado y revisado varios de los más recientes sistemas que han llegado al mercado. Entre ellos, me gusta el ZenWiFi AX de Asus de US$450, que obtuvo los mejores resultados. Otras alternativas disponibles igualmente sólidas, pero que cuestan menos, son el Nest Wifi, el Eero y la versión AC1200 de Netgear Orbi.

Si no necesitas un router de malla y todo lo que quieres es algo rápido, sencillo y asequible, el modelo DIR-867 de D-Link es una excelente opción, y mi elección como mejor relación calidad/precio entre los routers independientes (es decir, sin dispositivos satélites). Puedes encontrarlo por alrededor de US$100 en Amazon.

Prioriza el tráfico de tu trabajo
Volvamos a ese escenario en el que tus hijos han vuelto de la escuela y están en casa viendo Disney Plus y jugando Fornite mientras tú intentas trabajar. Hay un par de cosas que puedes hacer para evitar que su tráfico de Internet afecte al tuyo.

La primera, y más sencilla, es asegurarte de que estás utilizando diferentes bandas de frecuencia. La mayoría de los routers operan con las bandas de 2.4 y 5 GHz, y muchos dividen esas bandas en dos redes separadas a las que puedes conectarte. La banda de 5 GHz es más rápida, en tanto que la banda de 2.4 GHz ofrece un mejor alcance. Si destinas una de esas dos bandas solamente al tráfico relacionado con tu trabajo, tendrás una mucho mejor experiencia que si compartes una banda con tu familia o compañeros de apartamento.

La mayoría de los routers también permiten crear una red de invitados opcional, en ocasiones con configuraciones de velocidad máxima, que pueden ayudar a evitar que tus hijos consuman demasiado ancho de banda. Algunos incluso te permitirán fijar un horario para la red, en caso de que quieras cortar por completo el acceso a ciertas horas. Del mismo modo, tu router podría permitirte programar el acceso para dispositivos o grupos de dispositivos específicos.

Otra característica que vale la pena buscar es la calidad de servicio (quality of service), que permite a algunos routers priorizar el tráfico a dispositivos específicos o para fines específicos. Por ejemplo, el Nighthawk RAX120 de Netgear te permite especificar que las videollamadas tienen una prioridad más alta que el ancho de banda destinado a videojuegos. Si tienes estas opciones en tu router, vale la pena experimentar con ellas.